Leansis extiende el modelo 'lean' a la gestión administrativa

La empresa valenciana Leansis Productividad especializada en mejorar la productividad en las áreas de producción, logística y personas amplía su campo de acción a las áreas administrativas, financiera y stock  de existencias.

 

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]2013-junio-LEANSIS-1Las herramientas de mejora continua son conocidas por su aplicación a los procesos productivos y logísticos, y en muchas ocasiones su metodología se asocia al sector del automóvil. Pero el éxito obtenido en su aplicación en diferentes sectores productivos ha llevado a muchas pymes clientes de Leansis Productividad a demandarles que traslade el sistema Lean más allá de las fábricas, a las áreas de gestión administrativa.

De la misma manera que en los procesos productivos y logísticos, el servicio Lean Office, que ha desarrollado la firma valenciana, consigue mejorar los procesos y reducir las ineficiencias, a través de una implicación de las personas, que “es la base de este sistema, que apuesta claramente por una organización más eficiente. En definitiva, es hacer más en menos tiempo y con los recursos necesarios” subraya Fernando Hermenegildo, socio director de Leansis Productividad, junto a Felipe García y César Murria.

El Lean Office “ataca” lo que en esta empresa de ingenieros, que huyen de la etiqueta de ‘consultores al uso’ para ser ‘partners’, llaman “despilfarros” o ineficiencias y que en las oficinas o servicios de administración también se producen. De forma operativa, cuando la organización no está estructurada y no hace uso adecuado de todos su potencial humano; en procesos, cuando estos no llevan a los resultados esperados; de información, cuando no es precisa ni llega a tiempo; y cuando existe una incorrecta utilización del material y de la propiedad.

Y también de forma organizativa: cuando sus miembros no saben o no entienden qué tienen que mejorar para alcanzar los objetivos; cuando los procedimientos actuales no se orientan a la reducción de ineficiencias; o cuando no existe la preparación o formación que indique el camino de lo que debe hacerse; y cuando el empleado no percibe los procesos y resultados como propios.

Implicar a las personas

Al igual que en las áreas de productividad y logística, la clave de Lean Office son las personas e implicarlas en el objetivo de mejora de la eficiencia, de los procesos, en definitiva de los resultados de calidad, coste y plazo. Al igual que en otros proyectos, en este caso la metodología Lean se estructura en minigrupos de cinco o seis personas (GAPs) que revisan diariamente los indicadores de eficiencia del proceso y evalúan sí se realiza bien o no; luego ellos mismos de forma autónoma aportan y ejecutan la solución.

2013-junio-LEANSIS-2

Fernando Hermenegildo

“En las empresas -explica Hermenegildo-, en el día a día debe ofrecerse el mejor servicio, con la mejor calidad y el mínimo coste. Por ello, enfocamos a toda la organización hacia esos objetivos, primero desde el área de producción y logística hasta las funciones soporte de mantenimiento y calidad, y ahora con Lean Office, hacia todo el flujo de euros (finanzas, comercial, compras, administración)”.

Un ejemplo de enfoque de gestión Lean Office es el proyecto que Leansis Productividad ha abordado para el Grupo IVI (y cuya experiencia con esta metodología explican, junto a la de otros clientes como Suavinex, Pikolinos y Bonnysa en www.leansisproductividad.com) o para la multinacional Coca Cola en España.

La necesidad de las empresas a enfocarse y mejorar su productividad es una de las bazas para sortear y posicionarse de forma sostenida tras la crisis. De hecho, la actual coyuntura está demostrando que los procesos que se realizaban antes no sirven hoy. Los clientes son más exigentes en cuanto a plazos, realizan pedidos en el último momento por falta de liquidez, los tamaños de los lotes también se reducen… Unas circunstancias que obligan a las empresas a incorporar una metodología de control del día a día.

Minimizar ‘desperdicios’

“Antes se vivía con stocks, pero ahora las empresas, además de cumplir con la calidad exigida igual que antes, tienen que dar respuesta a unos plazos más agresivos y a unas importantes reducciones de costes consecuencia de la presión de precios que hay actualmente en el mercado” señala Hermenegildo.

Precisamente, Leansis Productividad está enfocado a uno de los sectores que más siente esa presión de precios como es el de la alimentación y sus auxiliares (plástico, embalaje, etc.). Pero junto a ellos, en Leansis reconocen que las cosas están cambiando y empresas de sectores como el azulejo o el mueble ya contemplan introducir la metodología Lean en su gestión. También otros sectores menos industriales como el hotelero, para el que Leansis cuenta con una adaptación propia de la metodología Lean, y el sanitario están mejorando sus procesos y calidad de servicios atendiendo a la mejora continua.

Toda la experiencia de las empresas con todos estos proyectos de mejora continua son vitales cuando se plantea por ejemplo, desarrollar un nuevo producto. Leansis cuenta con el servicio gestión proyectos Lean cuyo objetivo es desarrollar productos de manera eficiente, al mínimo coste, garantizando los requerimientos del cliente y en plazos ajustados. “La verdadera productividad comienza en el diseño de productos y servicios eficientes desde la concepción” apunta Hermenegildo.

Equipo

El grueso de la cartera de clientes de Leansis lo forman multinacionales y grandes empresas de cualquier sector, pero también, añade Hermenegildo, “realizamos proyectos para empresas con una plantilla de 15 personas, que no tienen un departamento de mejora continua ni de ingeniería de proyectos”.

La confianza, un valor que ha sabido transmitir Leansis a través de su trabajo y del compromiso de cobrar en función de los ahorros de costes de sus clientes, les ha llevado a acompañar a muchos de ellos en los procesos de mejora y optimización de la productividad de plantas que tienen ubicadas en otras partes de España e incluso fuera del país, como en el caso de la empresa Faurecia con sus plantas productivas de Alemania y Sudáfrica.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter