Garrigues basa su modelo en la máxima calidad y la atención personalizada

2013-mayo-garrigues-navarrete-destacado

El bufete creado por la familia Garrigues, que celebra este año su treinta aniversario en Valencia, es el primero de la Comunidad Valenciana y Murcia y, a lo largo de este tiempo, ha ido adaptándose a las necesidades planteadas por sus clientes y las que han ido detectando en el mercado. 

 

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]”La consolidación de Garrigues en la Comunidad Valenciana desde nuestros inicios, hace 30 años, se ha ido produciendo en paralelo a la mejora y profesionalización de las estructuras de gestión y dirección de nuestro empresariado, a lo que, modestamente, creemos haber aportado nuestra pequeña contribución”, explica José Luis Martínez Navarrete, director de las oficinas de Garrigues en el área de Levante, ante la celebración de su treinta aniversario este año 2013. En estos momentos, es el primer despacho de la Comunidad Valenciana y Murcia. 

A lo largo de este tiempo, matiza Martínez Navarrete, “la evolución del proyecto de la firma en la Comunidad Valenciana y Murcia ha estado permanentemente presidido por el compromiso con la calidad y el cliente”. Esta filosofía ha sido el pilar sobre el que se ha sustentado un recorrido basado en la adaptación del bufete a las necesidades que les han ido planteando sus propios clientes y las que han ido detectando en el mercado. 

Asimismo, el bufete ha progresado en paralelo y de forma continua “siguiendo las necesidades que nos han ido planteando los clientes de la Comunidad Valenciana y Murcia”, prosigue José Luis Martínez. En este sentido, han tenido que hacer un enorme esfuerzo para adaptarse tanto al tamaño como a las particularidades de los sectores característicos de Valencia, Alicante y Murcia, –mueble, textil, cerámica, alimentación…– y satisfacer, de este modo, las necesidades de las Pymes y grandes empresas. 

De hecho, la estructura, el tipo de servicio, el equipo de profesionales, etc., se han ido ajustando a los tiempos. “Desde periodos en los que la mayor actividad se centraba en temas fiscales, urbanísticos, contractuales o fusiones y adquisiciones, se ha ido reorientando hacia otros más recientes en los que los procesos de refinanciación, las reestructuraciones empresariales, los temas laborales, los aspectos concursales o los litigios han propiciado una mayor carga de trabajo”, aclara José Luis Martínez.

Calidad de servicio 

Uno de las realidades a las que tuvo que enfrentarse el despacho de Garrigues en su primera etapa fue que sus clientes potenciales valoraran “unos servicios de asesoramiento jurídico y fiscal que incidían sobre todo en la calidad, tanto en el aspecto técnico como en la atención al cliente y el entendimiento de su negocio. Aquí fundamentamos nuestro éxito y este sigue siendo nuestro principal valor”, aclara el representante de Garrigues

Del mismo modo, el desarrollo económico y consolidación de las empresas fue incrementando el grado de preparación y sofisticación demandada por sus clientes, lo que les obligó a dar un nuevo salto en términos cualitativos. A pesar de todo, puntualiza José Luis Martínez, “los años en que nos encontramos han dado al traste, desgraciadamente, no solo con empresas que habían basado su estrategia en planteamientos especulativos, sino también, con otras muchas con sólidos fundamentos, que se están viendo arrastradas a situaciones cada vez más insostenibles”

En su opinión, “la lucha por la supervivencia en esta situación de crisis está generando una presión en los costes y precios, que afecta también y muy notablemente a nuestro sector y que nos sitúa, de nuevo, en una encrucijada en la que para el cliente la calidad pasa a un segundo plano”. A pesar de todo, corrobora José Luis Martínez, “nos hemos marcado como objetivo defender la calidad a toda costa porque está claro que en el medio plazo, volverá a ser el elemento diferenciador”

A pesar de este panorama, el equipo de Garrigues ha detectado nuevos segmentos de necesidades relacionadas con la internacionalización de las empresas y la actuación en nuevos mercados. Por ello, aclara el director del área de Levante, “estas cuestiones, que son los que nos demandan los clientes, hacen que la estructura del despacho se adapte a ellos para ofrecerles el mejor servicio”

Estructura del despacho 

En estos momentos, el despacho está compuesto por seis grandes departamentos: fiscal, mercantil, procesal, derecho público, laboral y propiedad intelectual. “Intentamos conseguir que en cada uno de estos ámbitos del asesoramiento, el nivel de calidad de nuestros servicios se sitúe entre los más altos del mercado. Es un objetivo que requiere una atención permanente y en el que no podemos bajar la guardia no solo frente a los otros grandes bufetes, sino también frente al resto de competidores”, incide José Luis Martínez

En cuanto al crecimiento y evolución de la plantilla, en estos últimos treinta años y tal y como rememora el representante de Garrigues, han pasado muchos y grandes profesionales por el despacho. “Personas a las que les debemos una parte muy importante de lo que somos. Creo que una gran mayoría de ellas guarda un grato recuerdo de su estancia con nosotros”.

“Por eso, en muchos casos seguimos manteniendo importantes vínculos con el entorno empresarial y profesional en el que se mueven”. Estos hechos han propiciado que Garrigues sea considerado el primero de Europa continental por número de profesionales. Concretamente, en las tres oficinas –Valencia, Alicante y Murcia– cuentan con algo más de 200 profesionales. 

Alta cualificación de los profesionales 

En España, Garrigues ha seguido un modelo basado en tratar de hacer compatible ese objetivo de prestación de servicios de máxima calidad, aún en los asuntos más sofisticados, con una proximidad al cliente y a sus necesidades, “lo que nos ha llevado a una apuesta firme por la expansión geográfica y la máxima implicación social y empresarial posible en los territorios en los que estamos”, manifiesta José Luis Martínez.

Pero esta preocupación de Garrigues por cumplir su máxima no concluye aquí. Tienen implantados procedimientos de formación continuada para sus profesionales desde el inicio de su carrera profesional, e incluso, desde los últimos años de facultad, a través de prácticas intensivas y tutorizadas por profesionales del sector con gran experiencia.

“Con esta acción, no solo logramos apoyar a los nuevos titulados que salen de la universidad, sino que les damos la posibilidad de crecer profesionalmente en una firma con una alta exigencia personal y profesional, y con un rigor y calidad en los servicios para los clientes”, explica José Luis Martínez.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter